Localizan patógeno gran hambruna

  • -

Localizan patógeno gran hambruna

Category : Agro , Bolsas para papa , Noticias

Recomendar en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestPrint this page

Argentina: ‘Localizan el lugar donde nació el patógeno culpable de una gran hambruna en el siglo XIX”.’

Desde su entrada en escena a mediados del siglo XIX, el Phytophthora infestans ha causado cuantiosos daños en los cultivos de patata o papa. De 1845 a 1852, una plaga diezmó las plantas de patata en toda Europa. Aquí los estragos fueron mayores que en América, lugar de procedencia de la patata, debido a la menor diversidad europea de las plantas de patata y al hecho de que algunas de las variedades más vulnerables al P. infestans eran también las más cultivadas en los patatales europeos. El efecto de las cosechas arruinadas en Europa fue incluso más grave en Irlanda debido a la gran dependencia que buena parte de la población tenía hacia este cultivo, y por una serie de factores políticos, económicos, sociales y hasta religiosos, que confluyeron de manera nefasta, exacerbando la situación. El escalofriante resultado fue la muerte de aproximadamente un millón de irlandeses y la emigración de otro millón, reduciéndose la población de Irlanda en un 20 ó un 25 por ciento.

Incluso hoy en día el Phytophthora infestans continúa siendo una importante amenaza para la seguridad alimentaria global, y se gastan al menos 6.000 millones de dólares al año para combatirlo, sobre todo debido al coste de los fungicidas y a la

pérdida sustancial de cosechas. Pero el P. infestans es ahora una de los pocos patógenos de plantas en el mundo de los que se ha desentrañado con toda precisión su origen geográfico, lo que debería ayudar a identificar puntos débiles a explotar para combatirlo mejor.

El lugar en el que nació como tal este patógeno que tanto mal ha causado a la humanidad no tiene una apariencia atemorizante o insalubre, sino que se trata de una zona con bellos paisajes naturales, concretamente el Valle de Toluca, en la zona central de México. Paradójicamente, este valle alpino de aspecto paradisiaco, rodeado por altas montañas, es el hogar ancestral de ese patógeno responsable de una de las enfermedades vegetales más mortíferas y costosas en la historia humana.

La investigación que ha conducido a este hallazgo la han realizado expertos de la Universidad Estatal de Oregón en la ciudad estadounidense de Corvallis, el Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura del gobierno estadounidense (USDA), y otras cinco instituciones.

El equipo de Niklaus Grunwald ha determinado que el Phytophthora infestans se originó en este valle y que coevolucionó con las plantas de patata a lo largo de cientos o quizá unos pocos miles de años, distribuyéndose después repetidamente por buena parte del mundo.

Conocer el origen del patógeno sirve para mucho más que para reconstruir su historia. Proporciona nuevos caminos para descubrir genes de resistencia, y ayuda a explicar los mecanismos de aparición repetida de esta enfermedad, que hasta hoy en día sigue siendo el patógeno de la patata más costoso en todo el mundo.

Encontrar formas de resistencia genética para la plaga en los cultivos de patatas podría ayudar a reducir el uso de fungicidas, el coste económico de estos, y los riesgos medioambientales asociados a ellos.

Ha habido diversas teorías sobre dónde pudo desarrollarse el P. infestans. De entre todos los lugares propuestos, los candidatos principales han sido el Valle de Toluca, cerca de la Ciudad de México, y varias áreas en Sudamérica donde surgió y evolucionó la propia patata con proyección agrícola hace miles de años.

La tecnología de secuenciación de genes usada por este grupo de investigación ayudó a determinar que el Valle de Toluca es el punto ancestral de origen. El patógeno del P. infestans coevolucionó ahí hace cientos o miles de años junto a plantas que eran primas evolutivas lejanas de las plantas de patata modernas.

Dado que en este valle han estado coevolucionando durante cientos de años diferentes variedades de patatas, plantas y patógenos, el lugar ofrece las mejores oportunidades de descubrir genes que proporcionen algún tipo de resistencia.

El Valle de Toluca, en el centro de México, ha resultado ser el hogar ancestral del patógeno que causó la Gran Hambruna Irlandesa de la Patata. (Foto: Niklaus Grunwald, cortesía de la Universidad Estatal de Oregón)

Junto con otros alimentos de primera necesidad, como el maíz, el arroz y el trigo, la patata constituye una porción importante de la dieta humana moderna. Un informe reciente de las Naciones Unidas indica que cada persona en la Tierra come, como media, más de 31 kilogramos (70 libras) de patatas al año. Las patatas contienen varias vitaminas, minerales, fitosustancias, fibra y calorías.

Se cree que la patata fue “domesticada” (adaptado al cultivo agrícola a partir de sus ancestros salvajes) por vez primera hace más de 7.000 años, en zonas de América que hoy forman parte de Perú y Bolivia, y que fue traída a Europa por los exploradores españoles a finales del siglo XVI.

En la investigación también han trabajado especialistas de la Universidad de Florida en Estados Unidos, el Instit

Recomendar en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestPrint this page

Historial